Revisión Samsung S4 Mini: Cambio de terminal

Revisión Samsung S4 Mini: Cambio de terminal

GalaxyS4miniHoy voy a “destripar” mi última adquisición tecnología y voy a hacer una pequeña revisión del Samsung S4 Mini, un terminal pequeño pero con el que espero no cometer los mismos errores que con el Sony Xperia U.

Como podéis ver en el blog, llevo dos años sufriendo/disfrutando un Xperia U, un teléfono pequeñito pero con el que equivoqué en un punto: La memoria RAM. Con él he aprendido que Android no funciona con 512MB de RAM, pero gracias a todos las “perrerías” que le he tenido que hacer al móvil para intentar exprimirle un poco de chicha he aprendido bastante sobre como funciona Android por debajo.

Por tanto, en el Samsung S4 Mini que ahora me ocupa, he intentado conjugar las características que yo quiero y necesito, con los terminales existentes. Veamos en qué ha quedado…

El S4 Mini es un teléfono “curioso”. Tiene similitudes con el S4 normal de Samsung (el que hasta hace poco era gama alta), pero está un poco más recortado. Estas son sus virtudes:

  1. CPU: 1.7Ghz Qualcomm Snapdragon 400
  2. RAM: 1.5GB
  3. ROM: 8GB
  4. Pantalla: 4,3″ y 540×960 de resolución
  5. Cámara: Trasera de 8MPx y Frontal de 2Mpx.
  6. Bateria: 1900mAh
  7. Peso: 107 gr
  8. Redes soportadas: Wifi, Bluetooth, 2G, 3G, LTE y NFC*
  9. Versión de Android: 4.2.2 (Samsung ha anunciado que sacará 4.4 KitKat, pero de momento no está)

* Nota: hay modelos que no soportan LTE ni NFC. Cuidado con eso.

Opinión del Hardware

Como podéis ver, hay algo que sobresale: La RAM. El 1.5GB no es habitual, pero después del “desastre” del Xperia, no he querido quedarme corto. Ya he visto que la RAM es crítica en un teléfono, y como a mi me gusta la multitarea y tener abierto el Gmail, el Chrome, el Pulse, el Zite y algún jueguecito, no me he querido quedar corto apostando por un teléfono con 1 GB.

En lo que no es muy allá (en principio) es con la CPU. Un Dual Core a 1.7Ghz es mucho menos de lo que calzan los teléfonos de gama alta. Aquí me he mojado, y he apostado por lo que creo que es una realidad en la informática hoy día: La fiebre de los “cores”. Realmente, hay múltiples Cores en las CPUs desde que los límites de la física pararon la carrera de velocidad “pura”. Desde el principio de los tiempos hasta hacer 7/8 años, casi todos los ordenadores tenían una única CPU. Los sistemas multiprocesador estaban reservados para servidores y eran muy caros. Los sistemas uniprocesador crecían en velocidad y potencia y eran más que suficientes para todo el mundo (a fin de cuentas, el cerebro de los humanos es muy monohilo, solo puede hacer una cosa a la vez). Sin embargo, a partir de los 3-4Ghz, es muy difícil subir la velocidad de los micros y los fabricantes de CPUs se inventaron la “excusa” para seguir vendiendo nuevas CPUs: Los Multicore.

No digo que tener dos CPUs en un sistema sea tirar el dinero, ojo. En un ordenador de sobremesa, donde tienes un antivirus corriendo, descargas ficheros mientras trabajas con un excel con 10.000 datos, o aplicas un filtro complejo de Photoshop sobre una foto de alta resolución, o editas tu tesis doctoral de 300 páginas con decenas de gráficos incrustados, son muy útiles. Tener un DualCore con HyperThreading en el MacBook Air me permite hacer grandes cosas sin ninguna espera. Pero… ¿estamos hablando de un móvil o de un sobremesa? En un móvil, creo que cuantas más CPUs tenga un móvil, más CPUs están ociosas… Entonces, el S4 mini tiene dos competentes Cores SnapDragon corriendo hasta 1.7GHz que le dan “sprint” de sobra para correr cualquier cosa que le tire al móvil.

Sobre la pantalla, está bien. Es una típica Super AMOLED de Samsung que se ve a tope de brillo bien a la luz del sol, y en condiciones “normales”, es excelente. Mucho mejor que la antigua del Sony, claro. Es un pelín más grande de lo que me hubiera gustado, pero la verdad es que te acostumbras muy rápido al tamaño. Se puede leer cualquier Web, Correo o ver fotos con total comodidad, sin ser una pantalla gigante de esas que están tan de moda (por ejemplo, en el hermano mayor del S4 Mini). Sin embargo, llamarle “Mini” a este móvil me parece demasiado. Realmente es que el S4 normal es gigante. En fin, cosas de Samsung…

Lo que sí es sobresaliente es el peso. 107gr hacen que el móvil sea uno de los más ligeros que he tenido nunca (bueno, Smartphones, claro…) y gracias a sus bordes redondeados y poco espesor (8,94mm) hacen que llevarlo en el bolsillo sea una experiencia tranquila y sin sufrimientos. Es bastante más grande que el Xperia U, pero al ser tan estrecho y no tener las incómodas aristas del Xperia se lleva mucho mejor. Junto con una funda de silicona, no molesta en absoluto.

Detalles menores:

Almacenamiento: La versión que yo tengo tiene 8GB de ROM evidentemente corto para un móvil actual, pero como tiene ranura microSD, se subsana con muy poco esfuerzo: 10€ y una tarjeta de 32GB (de una velocidad decente, ojo) y solucinado.

El SW: La personalización de Samsung NO me gusta, por lo tanto, ni la voy a comentar. Directamente la he quitado y le he puesto una versión de CarbonRom KitKat (que ya comentaré en otro post. He leido por Internet, y se dice que necesita mucha RAM, que tiene ralentizaciones y aplicaciones que no sirven para mucho… En fin, que he estado dos días con ella, y ha pasado a mejor vida.

La cámara: En este apartado, sólo cumple. La verdad es que me ha desilusionado un poco, porque la cámara de S3 es maravillosa y pensaba que el S4 mini llevaría la misma. Pero no. TIene 8Mpx por detrás y las fotos en exteriores están bien, pero en interiores sufren bastante ruido.

Puerto de Infrarrojos: Curiosamente, el S4 mini tiene este puerto, que hace mucho que no veía en un dispositivo móvil. Desde la época de la HP48 o del iPaq no tenía un puerto de infrarrojos en un dispositivo que pudiera controlar una tele. Samsung tiene una aplicación para controlar dispositivos del mercado usando el móvil. Para mi, más curiosidad que útil.

Lo menos bueno:

El móvil tiene dos cosas regulares.

La batería dura el día escaso. Si usas el teléfono en modo “normal”, le sobra potencia para acabar un día sin ningún problema. Pero estos días de novedad donde realmente he estado dándole bastante fuerte, normalmente por la noche lo tenía que cargar de nuevo. No es que sea nada anormal en los móviles de hoy en día, pero hay que seguir diciendo que la batería de un día, NO es lo que necesitamos los usuarios.

La política de Samsung con respecto a instalar Android no oficiales. En una palabra, KNOX. Knox es una iniciativa de Samsung para poder securizar sus terminales, de manera que se pueda evitar cualquier acceso no autorizado al terminal, y las empresas tengan control de lo que los usuarios instalan en el teléfono. Es una jugada inteligente, ya que muchas empresas están muy preocupadas por el BYOD (Bring your own device, o que los usuarios utilicen sus teléfonos o dispositivos personales para usos corporativos) y que este BYOD sea un coladero de seguridad por donde información confidencial de la empresa se filtre. Por tanto, el marco Knox asegura que un móvil de empresa sólo pueda usarse con la versión oficial y controlada y el móvil Samsung sea un entorno seguro.

¿Por qué no me gusta? Por que cuando instalas un Android “no oficial”, un Recovery o un Kernel, hay un flag en el teléfono que se activa e indica a Samsung que este móvil ha sido “modificado”. A partir de aquí, tu garantía oficial se anula. ¿Es ético quitar la garantía a un Hardware solamente porque el usuario ha ejecutado otros programas? Pues… si el defecto del aparato se debe al programa que yo he ejecutado, entiendo que sí. Pero si el defecto en el móvil no tiene nada que ver, pues no. Parece que Samsung deniega la garantía en cualquier caso si el flag de modificación está activo. Yo me la he jugado, pero es algo que no creo bueno para nadie, sobre todo usuarios particulares.

Palabras finales.

De momento estoy muy contento con el S4 mini. La fluidez del teléfono es un cambio increíble respecto al Sony, e incluso es más rápido que mi (ya casi antigua) Nexus 7. Sus principales defectos en el día a día (en mi opinión y según mi uso) son la batería y la cámara, y su principal plus es el tamaño y potencia. Me da todo lo que necesito en un tamaño muy contenido. Más grande que el Xperia U, pero con un formato más cómodo y un increíble peso de poco más de 100gr.

En los próximos días colgaré algún post sobre los puntos más interesantes del móvil: Hacer Root e instalar KitKat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *