Vuelta a iOS desde Android: Ni fu, ni fa…

Vuelta a iOS desde Android: Ni fu, ni fa…

He vuelto a iOS y iPhone. No ha sido queriendo, sino porque en mi empresa han decidido cambiar desde unos HTC de gama medio/baja (y con múltiples problemas para un uso empresarial) por un móvil de más calidad. Y han elegido un iPhone 5C. El de la carcasa de colores y “teóricamente” de bajo coste, del que ya hablé hace meses (Ver aquí).

Desde que me compré el Xperia U (gracias a que Telefónica y Apple no saben ponerse de acuerdo sobre quien libera un iPhone 4 comprado a Movistar pero cambiado en su totalidad por el Servicio de Asistencia Técnica de Apple por avería), he estado con Android. GingerBread -> Jelly Bean -> Kit Kat. He probado todas las versiones actuales, tanto en el Xperia U, como en la Nexus 7, como en el S4 mini “míos”, así como en varios dispositivos que han caído temporalmente en mis manos (S3, HTC Desire C, Samsung Ace II, MK802IIIs…).

Android ha cambiado mucho en estos 2 años. ¿Qué tal iOS?

Como he llegado tarde al iPhone 5 e iOS 7, yo creo que ya está todo dicho sobre lo que puede hacer. Sin hacer una revisión exhaustiva, voy a centrar en lo positivo, y lo negativo para mi uso particular de un teléfono y, centrado en la vertiente profesional. Mi teléfono personal seguirá siendo mi S4 mini, por lo que no le voy a hacer las “perrerías” al iPhone que sí le haría si fuera mío.

Positivo

1.- ¡Qué fácil es! La verdad, es que Apple es mágica al hacer los interfaces de usuario naturales. Cero problemas a la hora de usar el teléfono, configurarlo y trabajar con él desde el primer momento. Pequeñas “tonterías” se han mejorado desde mi época con iOS 4.x/5.x y, por nombrar algunas mejoras evidentes:

  • Ya no es necesario conectar el iPhone a un ordenador para ponerlo en marcha. ¡Menos mal! Era un poco ilógico necesitar enchufar un móvil a un ordenador para activarlo
  • La multitarea es un poco mejor. Ya no es necesario Jailbreak e instalar un complemento (MultiFl0w) para ver de manera sencilla el contenido de las ventanas. Doble clic en el botón del iPhone, y aparece una lista las aplicaciones con una captura de su última ventana abierta.
  • La pantalla de configuraciones rápidas que se accede desde la parte inferior de la pantalla es todo un acierto. Encender Wifi/Bluetooth/brillo rápido, pasar de una canción a otra, hacer una foto o encender el flash en modo “linterna” es muy cómodo.

De https://www.flickr.com/photos/la-ultima-en-saber/2.- La fluidez. iOS sigue siendo “mágico” a la hora de mover todas las aplicaciones en uso de manera rápida y fluida. Cierto es que Android ya está casi ahí, pero el SO de Apple lo hace más fluido, y con una RAM más limitada. Todo lo que lanzas al teléfono se abre rápido, y responde a la primera.

3.- El tamaño. En un momento en que todo el mundo tira hacía móviles gigantes, me encanta el formato del iPhone 5. De hecho es casi, casi igual que mi S4 Mini: 59,2 x 124,4 x 9 mm frente a 61,3 x 124,6 x 8,94 mm. En la práctica, el S4 mini es 2 mm más ancho y tiene una pantalla mayor (4,3″ frente a 4″). Sí que es mucho más pesado el iPhone, más de un 25% y se nota un poco. Pero, a fin de cuentas, es el tamaño que me gusta. No quiero más.

4.- Todo funciona. Parece una perogrullada, pero si algo Apple hace bien, es que sus productos funcionan y hacen lo que deben hacer. Con Android (cada vez menos, pero pasa), siempre encuentras alguna cosa en fallo. Mi anterior HTC profesional, se colgaba a la 3ª o 4ª vez que te conectabas para compartir el 3G con Bluetooth. Un reinicio lo solucionaba… Estas cosas con Apple no suelen pasar.

5.- Siri. Google Now es muy interesante, pero me da la sensación que está más orientado a órdenes de buscador, que de asistente personal. Con Siri es más natural hacer conversaciones que acaben en una acción. Aunque todavía llevo poco con Siri, mi primera impresión es buena.

Negativo

1.- ¿¿¿¿Cómo copio ficheros???? Ya me he acostumbrado a lanzar el Total Commander para conectarme a la NAS de mi casa, para acceder a la música, a las descargas, a las fotos de mis Androids, heredero directo del fantástico Midnight Commander de Linux de toda la vida. En este aspecto, iOS de pena. No puedes hacer nada sin JailBreak….

2.- No hay “Swype” en el teclado. Los usuarios de Android avanzados estamos acostumbrados a teclados con la posibilidad de hacer “Swype”, que es la capacidad de teclear palabras sin levantar el dedo de la pantalla, simplemente arrastrando el dedo entre las letras de la palabra a componer. Swype fue el primer teclado en ofrecer esta funcionalidad, y hoy por hoy hasta el teclado por defecto de Google en Android lo hace. Se echa en falta.

De https://www.flickr.com/photos/tecnomovida/3.- La batería. Sigue siendo difícil acabar el día con el iPhone. No es que sea culpa suya solamente porque también es lo mismo en el S4 mini, pero no es para conformarse con la batería que ofrece.

4.- El Storage. Como tiene uso profesional, me han dado el modelo de 8GB. Sin problema. Mi S4 mini también tiene 8 GB. Pero, mi S4 mini tiene una ranura miniSD donde pinchar una tarjeta. Y, por 13€, tengo una SD de 32 GB. Solucionados todos los problemas de storage. Con el iPhone, y con las aplicaciones como Keynote, Pages, Numbers, iPhoto sugeridas por Apple, me quedan libre 1.3GB. Sin fotos y sin música! Mal, sin paliativos. Usar la nube no es lo mismo. Voy a perder mucho tiempo borrando aplicaciones y datos.

5.- Los Widgets. Es increíble la flexibilidad que le dan los Widgets a Android, y lo que se pueden echar de menos en iOS. Ver tu email, o tu consumo de datos de tu móvil, o el tiempo, o… lo que quieras sin entrar en una aplicación, da una ventaja muy importante a Android sobre iOS.

6.- Precio. No lo he pagado yo, pero el precio de lista de este Apple iPhone 5C es más de doble de lo que me ha costado el S4 mini. Como comenté en su momento, no creo que vender el 5C a 150€ menos que el infladísimo 5S a 699€ sea barato. ¿Qué alguien lo quiere pagar por la marca? Bien. Yo no lo haría.

Conclusión

Más o menos como me pasó al comprar el MacBook Air y pasar a OSX de Windows, pasar a iOS desde Android es sobre todo sencillo. No hay grandes diferencias entre las plataformas, y los ecosistemas de Software tienen a copiarse unos a otros y las características a alto nivel son las mismas. Las diferencias son a nivel de filosofía. iOS es “cerrado” y la experiencia Apple es enlatada e igual para todos y Android es “abierto”, y en teoría es configurable (también tenemos “híbridos”, como Samsung que quiere coger Android y cerrarlo para parecerse a Apple). Pero, el resultado es muy, muy parecido.

Cualquier plataforma hoy en día cumple unos mínimos y el HW del iPhone 5C sigue siendo impresionante. Lo que pasa es que cuando tuve el iPhone 4, el resto de teléfonos estaban a años luz. Hace 4 años el iPhone 4 competía contra el Samsung Galaxy S con Android 2.3 GingerBread. No había color y el iPhone 4 original corriendo iOS 7 es todavía un buen teléfono. Pero en 2014, por 550€ se compran unos teléfonos fascinantes. Y por la mitad, también.

En resumen, es un gran teléfono. Apple sigue haciendo las cosas bien. Sin embargo, con los SmartPhone ya no lo hace mucho mejor que los demás. En breve presentará un reloj que deberá ser mezcla de SmartPhone y de dispositivo de salud. A ver que pasa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *